¡No soporto al novio de mi mamá!


¡No soporto al novio de mi mamá!

Sígueme en Facebook

De verdad que la vida no perdona, un día tienes que rendir cuentas a tus papás y al tiempo; luego parece que tengo que rendir cuentas a mis hijos.

Organizarme para salir, ver qué van a hacer, casi casi pedir permiso: ¡pero ya soy una adulta!, ¿en qué momento se ha visto tal situación?

Después de pasar un largo, doloroso, triste y difícil divorcio, de tomarme un tiempo sola y convertirme en mi mejor compañía, justo cuando mejor estaba conmigo misma, cuando creía que tenia el control de mi vida en mis manos, aparece un hombre, inteligente, que me hace reír, con una conversación maravillosa, largas horas de filosofar y (por qué no), un espécimen en extinción: ¡¡¡tiene trabajo personal!!!

Y entonces viene lo difícil, ¿Se lo presento a mis hijos? ¿Lo invito a mi casa? ¿Se lo presento a mi familia? ¿Me atrevo a estar en una relación, otra vez? ¿Y si no funciona?

¿Quieres que le siga con tanta pregunta que pasa por mi cabeza? Mejor no, no dudo que en la tuya hay tantas como en la mía o más.

El caso es que siempre he pensado que la vida se vive mejor en pareja, pero eso sí, una pareja sana, después de un divorcio y una relación con un hombre de SIETE AÑOS, no pienso volver a estar en una relación que no sea sana y en donde no exista el equilibrio, pero bueno ese es otro tema.

El caso que me inspira hoy es el siguiente:

¡Neta no soporto al novio de mi mamá!

Esto por cierto, no excluye a los papas, ellos viven las mismas historias.

Y es que la verdad es complicado.

Un divorcio es una experiencia muy dolorosa, se dice que es uno de los duelos más pesados: El primero es la muerte de un hijo, después la muerte de un ser querido y en tercer lugar un divorcio.

Y quien lo haya vivido sabe perfecto de que estoy hablando, estoy convencida de quienes hemos pasado por ese proceso somos personas que sabemos del dolor pero al mismo tiempo del crecimiento, una experiencia así también te hace mas fuerte.

¿Pero qué pasa cuando todo ha pasado, las aguas se han calmado, cuando hemos aprendido a estar solos y aparece la oportunidad de rehacer nuestra vida con una nueva pareja?

¡Nos enamoramos! Volvemos a sentir mariposas en el estomago y tenemos la fuerza para apostar otra vez por una relación, el problema es que ahora tambien están nuestros hijos.

Eso no es cosa fácil pues nuestros hijos tambien han pasado por un proceso doloroso, en mi experiencia como terapeuta, acompañar a un adolescente a aceptar esta nueva situación ha sido todo un reto.

Y es que quiero decirte que como adultos tenemos todo el derecho de rehacer nuestras vidas, pero no podemos perder de vista algunos aspectos, es por eso que quiero compartir algunas ideas, y antes de que las leas quiero decirte que lo que a continuación vas a leer no es mi voz, es la voz de muchos adolescentes que han pasado por mi consultorio.

En mis cursos siempre digo algo: sigue tu instinto, nadie está en tus zapatos para decirte lo que hay que hacer o lo que es mejor, ESO SOLO LO SABES TÚ Y NADIE MÁS QUE TÚ: TÚ ERE EL EXPERTO EN TU VIDA.

Si quieres saber cómo manejo el tener una pareja y lidiar con mis hijos te lo cuento pero no es regla, esa soy yo y a mí así me gusta.

A mi no me gusta que mis hijos convivan mucho con mi pareja, esa es mía y procuro pasar tiempo compartiendo momentos agradables, divertidos, podemos ser apoyo uno para el otro y tener en quién apoyarme en momentos difíciles, por el momento no me ha pasado por la cabeza la idea de volverme a casar y tampoco quiero que mis hijos tengan que vivir con alguien que yo escogí, ¿ves lo difícil y complicado? Me gusta tener el control del mando de mi televisión y disfrutar a mis hijos al máximo, ellos ya tienen un padre y no necesito conseguirles otro (¡¡¡GRACIAS A DIOS!!!)

Pero te repito esa soy yo: conozco familias que se ha vuelto a casar y han formado familias maravillosas, los míos, los tuyos y los nuestros. Tal vez algún día yo también me atreva a vivir esa aventura, pero por el momento así estoy bien.

Así es que ahora si te presento las recomendaciones de mis queridos pacientes adolescentes.

  • Tu nueva pareja nunca va a sustituir a un padre o una madre. Nuestros padres biológicos, buenos, malos regulares, son nuestros padres y ninguna nueva pareja podrá sustituirlos.

  • No obligues a tus hijos a que acepten o se lleven bien con la nueva pareja, eso hace que las cosas sean mas tensas o complicadas, es algo que se da naturalmente y mientras mas insistamos con los adolescentes menos vamos a lograrlo.

  • Para un adolescente es muy difícil entender que tu nueva pareja los corrija o trate de edúcalos, y mucho menos cuando la relación no es buena. Crear un vínculo entre tus hijos y la nueva pareja toma tiempo y eso muchas veces no depende de ti. Créeme que como hijo no es nada agradable que una persona que tú no escogiste hoy venga y quiera corregirte, esa es labor que solo le corresponde a los padres biológicos, si tu pareja te hace ver algo que tus hijos hacen mal, escúchala con atención EN PRIVADO, (créeme probablemente