Mensaje Yo


Adolescencia en líneaEl día de ayer, lunes 11 de mayo; tomé mi clase virtual con Ana como cada lunes. Uno de los temas fue el “Mensaje YO” el cual me movió mucho y me sirvió más para poder abordar un tema de mi hijo Carlos de 10 años; pues nos ha costado trabajo su personalidad (Motriz-emocional) y en este confinamiento algunas o todas nuestras virtudes y defectos se exponencian. La mentira es una de las cosas con las que más hemos estado trabajando con mi hijo.

Durante la clase, Ana nos pidió escribir un texto a nuestro esposo, hija, hijo o a alguna amiga basándonos en el “mensaje yo”; entonces decidí escribirle este mensaje a mi hijo Carlos pero antes se lo envié a Ana para que me diera su opinión, a lo que me comentó que no le pidiera que dejara de mentir sino que le dijera que valoraba el hecho de que trate de dejar de mentir (y sí pues hace unos días mi hijo platicó con su hermana mayor de 12 años; a quien le pidió que le ayudara a escribir lo que quiere mejorar de su persona para platicarlo con la psicóloga que le da terapia cognitiva-conductual, entre lo que estaba “Miento y engaño mucho”).Estaba por corregir el mensaje en base a lo que Ana observó pero me dio la hora de dormir a los niños; cuando les pedí que apagaran la tele mi hijo Carlos me comentó que durante la tarde había estado viendo “esto” y abrió YouTube para explicarme que había estado viendo tutoriales acerca de “como recuperar la confianza de tus padres” y “cómo dejar de mentir”…imagínense mi cara, mi asombro…lo abracé y le dije que valoraba mucho que haya estado viendo cómo mejorar ese aspecto y lo abracé con todo mi corazón y me dijo “Mamá en uno de los videos dijeron que ganarse la confianza de una persona puede durar años pero perderla puede ser en un momento y para recuperar la confianza de papá y tuya me voy a tardar” yo le contesté que yo sabía que lo va a lograr.

Entonces le pedí a su hermana que tomara la foto de la tele; y fui a contarle a mi esposo y decirle que le enviaría a Ana esta experiencia pues obviamente en ese momento me sentía como un pavo real con sus plumas extendidas al ver cómo mi hijo intenta informarse para lograr su objetivo con sólo 10 años; entonces el lado “racional” de mi esposo me dijo que no lo enviara que más bien habría que esperar resultados y entonces mis plumas de pavo real se fueron para abajo pero mi lado “emocional” dijo “No…claro que se lo voy a enviar”…y cuando Ana me contesta a mi mensaje de lo que había pasado y me puso con caritas de asombro “Qué belleza”…mis plumas volvieron a alzarse pues esto me hizo corroborar el sentimiento de orgullo y asombro que una madre, sólo una madre puede sentir cuando ves que el camino de la educación y conciencia en las que hemos trabajado se ve reflejado en estos pequeños grandes detalles de la vida.

Muchas veces los papás queremos que nuestros hijos cambien una mala actitud o comportamiento de un momento a otro; en mi caso que no diga ni una mentira más desde ya. Sin embargo, me queda claro que si les damos el mensaje correcto a nuestros hijos, en lugar de gritar; hablar con ellos para que comprendan que lo que están haciendo no está bien; ellos mismos buscarán las herramientas y la información para que en conjunto con nosotros, se logré “enderezar” ese comportamiento.

Conclusión. Me siento orgullosa y confiada en que más temprano que tarde, logrará ser un niño-adolescente-adulto verdadero.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Twitter - Gris Círculo